COL.31411

MEDICINA ESTÈTICA GRÀCIA

DRA.YOLANDA RUBIO

A medida que pasa el tiempo y envejecemos, nuestra piel va perdiendo firmeza, tersura y elasticidad, mientras se produce la pérdida de colágeno y grasa facial. Todo esto desemboca en la tan temida flacidez y en las indeseadas arrugas. Las áreas de la cara más afectadas suelen ser las mejillas, las cejas y otras zonas alrededor de los ojos, el cuello y la papada. El tratamiento con hilos tensores reabsorbibles es una muy buena opción si lo que quieres es minimizar los efectos antes citados.

Se trata de una técnica no intrusiva muy segura, indolora y con resultados inmediatos, cuyo principal fin es el tensado cutáneo mediante la inserción de hilos en la dermis con una aguja guía. La principal ventaja reside en que no requiere de un largo reposo tras su aplicación, y además no es necesaria la hospitalización del paciente ni el uso de anestesia general. 

No se trata de una nueva práctica surgida en el campo de la medicina estética, de hecho, los hilos se llevan aplicando en este campo desde hace años. Lo que ha supuesto un gran avance es una nueva generación de hilos,  totalmente compatibles y reabsorbibles por el cuerpo, que no producen alergias, y muy utilizados en intervenciones de corazón y en la realización de suturas.

Es necesario dejar claro que este tratamiento no se trata de una alternativa al lifting quirúrgicotradicional, sino que se utiliza con intención de retrasar el paso por quirófano o complementar sus efectos.

Los efectos de los hilos tensores son instantáneos y se consigue reafirmar y fortalecer la piel de la zona tratada, otorgándole un aspecto muy natural y saludable. El resultado definitivo se obtiene cuando se forma el colágeno, entre 1 y 2 meses después de la aplicación del tratamiento.